mumlife

En Busca de la Felicidad

Hace unos días una chica que sigo por Instagram contó cómo se sentía y me hizo reflexionar y hoy lo quería compartir con vosotros.

Ella es @blancablenchh y os animo a que la sigáis porque es divertida, natural y muestra realmente como es su día a día. En su post ella comentaba que estaba frustrada porque vivimos en un sistema en el que muchas veces no nos podemos permitir económicamente cosas que deseamos. Planteaba varias preguntas como que si algún día llegará el momento en que tendrá una tranquilidad económica o que si se tendrá que matar a trabajar para llegar a ella.

Creo que este es un tema que nos habremos planteado todos y quizás en más de una ocasión. La realidad es que vivimos en un sistema que a mi entender nos crea demasiadas necesidades.

Para empezar necesitamos una casa y para ello nos tenemos que hipotecar durante la mitad de nuestra vida para conseguirla. Sí que es cierto que la otra opción es el alquiler y es aún peor. Actualmente yo pago de hipoteca la mitad de lo que solía pagar por un alquiler y por lo menos tengo algo que en parte considero como mio mientras que de la otra forma siempre estarás viviendo en casa de otro.

Por otra parte queremos un coche bonito, fiable y superequipado que nos va a costar un ojo de la cara. ¿Por qué ponen en la tele anuncios de coches que no se puede permitir casi nadie?

Pero tampoco hay que irse a cosas tan caras, a todos nos apetece comprarnos ropa nueva cada temporada, zapatillas de marca, salir a cenar a algún restaurante o irte de vacaciones con tu familia. Lo lógico sería que si están trabajando una o dos personas del núcleo familiar pudiéramos permitirnos estas pequeñas cosas, no??Pero esto no es siempre posible.

Los sueldos son tan bajos y el nivel de vida tan alto que casi todos los meses te encuentras haciendo números para llegar a pagar todo y que te quede suficiente para comer.

Además hay una ley no escrita que justo el mes que peor vas es cuando más imprevistos te surgen.

Todo esto te hace pensar si de verdad merece la pena, si el esfuerzo que hacemos cada día al ir a trabajar mientras escuchas como tus hijos se quedan llorando llamandote, si aguantar situaciones injustas en el trabajo, si todo esto tiene su recompensa si al final sólo lo haces para pagar, pagar y pagar y apenas te queda nada para tu disfrute.

¿De verdad necesitamos tantas cosas materiales? ¿Crees que al comprarte una tele último modelo o un bolso de marca vas a ser más feliz?

¿Sabéis de lo que me dan ganas a mi? De huir a alguna isla remota lejos de todo este consumismo, donde la vida fuera sencilla y pudiera disfrutarla de verdad. Ahora siento que no vivimos al 100%, que tanto estrés y preocupaciones nos alejan de lo que es verdaderamente importante y de disfrutar los momentos.

Pero, ¿que opciones tenemos? ¿Os habéis sentido alguna vez así? ¿Habéis encontrado el equilibrio entre consumismo y felicidad?

Un saludo, Elena😘

Mi nombre es Elena y soy mamá de Sofía e Imran. Me gustaría compartir con vosotros reseñas sobre productos, las últimas novedades en puericultura, recetas saludables para bebés, cuentas de instagram sobre maternidad y moda. Espero que os guste y me acompañéis en esta nueva aventura.

2 Comments

  • Blancablench

    Secundo tus palabras una por una No hablamos de lujos ni pijadas, hablamos de VIVIR. Por cierto, gracias por esta mención tan molona, no soy consciente de la percepción que tenéis de mi y me hace ponerme colorá

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *